La Joviceña

La Joviceña

¿No ha ido todavía al Pacífico colombiano? ¿Ya bailó chirimía?  ¿No ha escuchado las marimbas? ¿Ya ha vivido una tormenta de mucha agua y truenos que dura toda una noche o más? ¿Sigue creyendo que las únicas playas bellas (todo un estereotipo) son esas de arena blanca tipo Miami? ¿Aún no ha vivido la sensación de pequeñaza y grandeza a la vez que genera la únion entre el mar y la selva? Pues déjeme decirle que se ha perdido la oportunidad de conocer una de las regiones más bellas de Colombia: el Chocó y el resto del Pacífico colombiano.  Son un tesoro escondido.  Tal vez esa dificultad en el acceso haya ayudado a preservar y proteger esta región en la que todavía las parteras tiene un papel importantísimo en la sociedad afro.

Desde la primera vez que fuí al Pacífico colombiano quedé maravillado con su belleza, con la gente y con su paisaje salvaje y húmedo. La gente es amable y su comida es sencillamente deliciosa. Además se duerme como un lirón.

Acá les dejo 4 referencias ubicadas en el golfo de Tríbuga, con su centro turístico en Nuquí.

La corporación Mano Cambiada es una iniciativa local interesada en el turismo sostenible de la región. A través de resaltar y cuidar las virtudes culturales y  ambientales de la región, intentan mejorar la calidad de vida de los habitantes. Las posadas que conocemos de esta corporación son:

La Joviceña: cabañas limpias, cómodas, una cocina chocoana increible y una anfitriona queridisima, Elizabeth “La Joviceña”.

La otra es la que ésta adentro del Parque Nacional Natural Ensenada de Utría, y desde acá podrán hacer caminatas y conocer este magnífico parque.

http://nuquipacifico.com/

También está Morromico. Javier es encantador, su casa puede ser una de las más comodas de la region, su cocina es magnifica y su familia alegre y atenta hacen de Morromico, un lugar realmente especial.

http://morromico.com/

http://www.facebook.com/PlayaMorromico?fref=ts

Y por último el nuevo y emprendedor Ecohotel Punta Brava, si le gusta lo salvaje, lo poco tocado por la mano del hombre. Éste queda hacia el sur de Nuquí, yendo para Arusí. Una buena hamaca, cerrar los ojos y dormir con el sonido de la selva.

http://www.facebook.com/pages/Ecohotel-Punta-Brava/210412752334104?fref=ts

http://www.ecohotelpuntabrava.com/

Tomás F. Rueda

Foto: Tomás F. Rueda