Uno de los paseos que más disfruto es coger el carro, cruzar por en medio de Monserrate y Guadalupe, y dirigirme a Choachí a sólo una hora de camino. La carretera es de las más bonitas del país: el paisaje es majestuso, se ven salir flores de las rocas, campesinos vendiendo cuajada y el agua cae por todos lados, pues está rodeado de páramo. Pero lo que más me sorprendió la primera vez que fui, fue un chalet suizo en tierra templada y, en él, un restaurante: La bella Suiza. El mismo restaurante histórico de Bogotá que le había escuchado nombrar a mi abuela y a otros adultos de mi familia, situado al norte de Usaquén, gracias al cual,  el barrio “la bella Suiza” supuestamente también había tomado su nombre. Ahí estaba, con la misma vajilla y dirigido por la misma familia. La comida siempre ha sido buena, pero aún más rica se ha vuelto desde que  Nuria, catalana y cuñada de la famila Brodbeg , ha tomado la dirección de la cocina. Los platos que más me gustan son el gulash húngaro, los spatzle, la papa rosti y la crema catalana hecha con leche entera. Los acompañamientos de verduras – típicos de una cocina clásica –  son sencillos pero deliciosos: zanahorias, remolachas y habichuelas en mantequilla. Pero Choachí guarda más secretos y me siento un poco traicionándome al contarlos. Por eso lo cuento al final de este artículo – que no es muy interesante que digamos- con la esperanza de que sólo aquellos que no perdieron el interés de leer estas 20 líneas puedan encontrase con este dato, y ojalá no sean muchos para que este pequeño lugar nunca pierda su paz y encanto. Se trata de un pequeño hotel de tan solo 3 habitaciones con el nombre de Al alba jardín. La atención es amable pero con distancia, se duerme profundamente y se levanta con el cantar de cientos de pájaros y bueno, el descanso está asegurado. La comida ni se diga. Realmente es exquisita. Tienen una cocina de 10 estrellas.  Las albóndigas son maravillosas y el ratatoullie es fantástico. No describo más para no armar falsas espectativas y más bien vayan, muy recomendado. Un pequeño secreto a una hora de Bogotá.

Tomás F.Rueda

https://www.facebook.com/alalba.jardin?fref=t

Choachi