la foto (3)¿Lentejas? ¡Sí, lentejas! Sabrosas, nutritivas, abundantes. Soy muy amigo de ellas, me encantan. Les había cogido algo de fastidio -y me disculpan por hablar de este modo acerca de un alimento – después de prestar servicio militar. Pero poco a poco les volví a coger cariño, sobre todo después de viajar por la India.

No soy muy amigo de la olla express, aunque entiendo el beneficio que nos da en cuestión de ahorro de tiempo y energía. Y por esta razón he aprendido a hacer fríjoles, garbanzos y demás, en una buena olla, con fuego regulado y con mucha paciencia. De éste modo los puedo vigilar y cuidar.

Ésta es una receta para 6 personas. Las lentejas (2 tazas) déjelas en remojo durante dos horas. Si las quiere para almorzar, póngalas en agua a las 8 am y retírelas a las 10 am. Seguro que a la 1 pm estará almorzando.

Es muy importante el guiso con el que arrancamos la cocción. Debe ser bien sabroso desde el inicio.  Esta vez hice este guiso, totalmente vegetariano – es bueno agregar a nuestra dieta días de vegetarianismo – pero también podemos añadir al sofrito inicial algo de chorizo o tocineta. Al los granos les va muy bien.

En una olla de fondo grueso, a fuego lento y con 5 cucharadas de aceite de oliva, sofreír 2 tallos de puerro, 1 cebolla cabezona roja y 4 dientes de ajo, todo muy bien picado. Añadir 1 cucharada de  coriandro bien molido y media de pimienta negra, algo de tomillo fresco, 1 hoja de laurel, 1 cucharadita de sal y otra de panela rayada. En otras ocasiones le he añadido otras especias como nuez moscada, comino, paprika ahumada, canela o chiles secos mexicanos como el ancho o el pasilla. Todas estas las acompañan muy bien, siempre y cuando (pienso yo) no se abuse de ellas. Agregarle al guiso 4 tomates chontos bien maduros, sin piel y bien picados y dejar guisar a fuego suave con la olla tapada. Pasados unos 10 minutos, agregar las lentejas y cubrirlas con el doble de agua. Esperar a que hierva y en ese momento bajar el fuego y regular la ebullición para que ésta no sea muy fuerte. Tapar la olla. Las lentejas estarán listas en unas 2 horas aproximadamente. Rectifique el punto de sal solo hasta el final y añada cilantro picado a su gusto.

¿Y con que acompañar? Aparte de arroz blanco y aguacate, a mí me encanta con bananos calaos. Son muy ricos y acompañan las lentejas de forma excepcional:

Escoja 4 bananos pintones, o sea no tan maduros, para que mantengan la firmeza y no se desbaraten. Y póngalos en una refractaria para hornear. En una olla ponga a derretir 200 gramos de mantequilla en cubos. Hágalo a fuego suave y retírela del fuego antes de que se derrita totalmente. Añada el zumo de dos limones a los que previamente se les ha rayado la cáscara. Moje los bananos con la mantequilla de limón y espolvorée la ralladura por encima de ellos. Precaliente el horno a 200ºC. Introdúzcalos cuando las lentejas ya estén listas, pues los bananos necesitan de muy poco fuego, con 10 minutos basta.

Momentos reales. Recetas reales, cocinadas y disfrutadas con mis amigos. 

PD: Un abrazo a todos mis amigos vegetarianos que me han enseñado que existe una alimentación más allá de las proteínas animales.

Tomás F. Rueda